Américo Amorín y Aman Resorts quieren invertir unos 800 millones en un proyecto turístico en Alqueva

El empresario portugués Américo Amorín, uno de los mayores productores mundiales de corcho, y la cadena Aman Resorts han creado una sociedad para desarrollar en la zona del embalse de Alqueva un proyecto turístico que supondrá una inversión de unos 800 millones de euros si es aprobado por las autoridades, según informa hoy ‘Jornal de Negocios’, que cita al consultor del grupo portugués para los proyectos de turismo y naturaleza, José Pedro dos Santos.

Aman Resorts es una de las cadenas hoteleras más exclusivas del mundo, y el objetivo es convertir la región de Alqueva en una zona de turismo de excelencia. “Si logramos realizar este proyecto y traer ese concepto de turismo, lograremos afirmar esta región en el panorama internacional”, explica Dos Santos.

El objetivo es comenzar a ejecutar el proyecto lo antes posible, pero los plazos dependen del tiempo que se tarde en conceder las licencias. Una vez éstas se consigan, la obra podrá estar concluida entre 12 y 18 meses después, informó el responsable del grupo Amorín, quien destacó que “en este tipo de proyectos es recomendable rapidez” porque “se puede correr el riesgo de que la inversión se canalice hacia otros países”.

Aunque el consultor no quiso dar una cifra total de inversión, explicó que están previstos alrededor de 100 alojamientos, el 50% en villas, en un espacio total que rondará las 20 hectáreas. El valor de cada unidad hotelera debe rondar los 80 millones de euros, dado las habitaciones de los hoteles Aman nunca tienen menos de 80 metros cuadrados cada una y que las áreas comunes siempre son mayores que las destinadas a alojamiento, por lo que la inversión global alcanzará como mínimo los 800 millones de euros.

La filial portuguesa del Banco Rothschild fue “fundamental” para atraer esta inversión a Portugal, señaló el consultor del grupo Amorín.

La zona del embalse de Alqueva centra las miradas de los inversores turísticos, especialmente después de la conclusión de la revisión del Plan de Ordenación de las Albuferas de Alaqueva y do Pedrogao, que permite la realización de unos 20 proyectos turísticos controlados en la zona. De hecho, Américo Amorín ya posee en esa zona de los “grandes lagos” dos fincas, y hay numerosos promotores interesados.